asset management

El gestor vago o inteligente…

jsanchezalmaraz

16/07/2014

No Comments

Los gestores de fondos siguen la misma lógica que Darwin expuso en su teoría de la evolución por selección natural, con sus 3 premisas básicas adaptadas al entorno financiero: consistencia, diversificación y éxito para la supervivencia.

Centrándonos en ésta última, diremos que el estrés al que el gestor está sometido viene dirigido tanto por mantenerse dentro de la alta calidad de quien dice realizar una gestión activa, como por nunca verse superado por aquellos productos de gestión pasiva.

Pongámonos ahora ante la siguiente hipótesis, en la que nuestra gestión YTD en un fondo que persigue batir al EuroStoxx50 a final de año ha sido excelente, ¡con un spread del 15%!  Hasta aquí todo perfecto, el problema es que somos novatos, no sabemos si ha sido coincidencia, pero el hecho es que necesitamos mantener ese spread hasta final de año sin demasiado riesgo, inmunizando nuestra posición respecto a cambios de comportamiento del benchmark. ¡Vaya presión!

Está claro que al barajar las propuestas existe una gran literatura al respecto de diversificación y coberturas, pero es que se nos había olvidado comentar que no nos queda apenas liquidez y que tenemos restricciones de rotación (puff, esto se complica), por lo que descartamos el uso de futuros y la remodelación de nuestra cesta.

Espera, espera ¡Vende toda tu cartera y compra el ETF asociado al índice! Mira que ya te he dicho que tengo restricciones y que menos que algo de ética…

¿Pero qué os parecería la siguiente propuesta usando opciones europeas?

Estrategia opciones

  1. Venta de N PUTs a strike K1
  2. Venta de 2*N CALLs a strike K1
  3. Compra de 3*N  CALLs a strike K2

Obviamente todo con vencimiento a fin de año y como subyacente el EuroStoxx50.

En la realidad, no existe esa simetría perfecta, debido tanto a la valoración de la volatilidad implícita como al hecho de que la tasa de dividendos ahora mismo suele ser mayor que los tipos de interés, obteniendo una deriva negativa, que desplazaría el payoff.

Esta estrategia básica de opciones, responde esencialmente a la psicología y explicabilidad que cualquier cliente estaría dispuesto a asumir. Y es que si proyectamos el payoff sobre la rentabilidad del índice, se observa que si cae el mercado preservamos la caída, si sube el mercado llegamos ligeramente con retraso pero en la misma tendencia, y si el mercado apenas sufre movimiento, entramos en una zona de incertidumbre que no nos preocupa demasiado.

Una de las ventajas de esta estrategia, es que debido a las situaciones habituales de mercado, su coste es prácticamente nulo, incluso en ocasiones ¡recibiríamos dinero por su implementación! Mmm, ¡hasta nos estamos financiando algo!

Otra ventaja de esta estrategia es que nos permite limitar cuál es la máxima pérdida de spread que estaríamos dispuestos a asumir, jugando con la distancia entre los diferentes strikes empleados.

En el caso real utilizando nuestras acciones compradas, las cuáles no queremos vender, y la beta respecto al mercado, la tercera pata de la estrategia sería equivalente a comprar PUTs de las mismas características que las CALLs, y llevar un control un poco más dinámico de posibles desviaciones.

Esto no deja de ser una de tantas estrategias, pero alguien alguna vez me dijo “Sell in May and go away”. ¿Seré vago o inteligente?

add a comment

wpDiscuz